Si alguna vez has visto alguno de esos programas de supervivencia en la televisión y has pensado: “Eso parece fácil”, estás equivocado. Hace un tiempo realice un curso de supervivencia en las profundidades de los bosques australianos, donde teóricamente habría muerto dos veces.

Mi amiga Janna está maldiciéndome ya que ella no cree que haya estado siguiendo las coordenadas correctamente. En el fondo creo que yo tampoco. Estoy llevándonos poco a poco a la boca del propio peligro y este peligro tiene hambre.

Intento concentrarme en mi brújula. Estamos inmersos en una parte particularmente desagradable del arbusto victoriano, abriéndonos paso a través de matorrales espinosos y espesos. Hace frío y el atardecer se acerca rápidamente, lo que significa que estamos ante varios problemas. Para empeorar las cosas, empiezo a sentirme un poco hambriento.

Con la brujula en curso de supervivencia

Justo cuando estamos a punto de abandonar todas nuestras esperanzas y aceptar nuestro destino (la muerte), aparece una abertura a través de los árboles.

En realidad, esta es la abertura de la que Janna, mi compañera, y yo, salimos solo hace un par de horas. En realidad no estamos perdidos en el bosque, estamos en mitad de un curso de supervivencia. Y acabamos de aprobar nuestra lección de navegación.

De vuelta en el campamento, nos sentamos alrededor del fuego con el resto del grupo y nos tomamos un momento para reflexionar sobre la realidad de que, si la lección de navegación fuera una situación que no sea del curso de supervivencia, puede que estuviéramos muertos. O mejor dicho, vivos y muy hambrientos.

“No es tan fácil como creías que iba a a ser, ¿verdad?”, dice Paul, nuestro instructor para este curso de supervivencia de tres días. Me encojo de hombros. Estoy escuchando todo y a la vez descubriendo cómo hacer tostadas con queso sobre una chimenea. Así que estoy un poco preocupado. Le doy a Janna una porción como una ofrenda de paz. Ella la acepta.

sentados alrededor de la hoguera

Paul, un inglés originario de Carlisle, nos informa que saldremos después del anochecer para practicar la navegación nocturna, lo que implicará tratar de mantenernos orientados mientras subimos a través de la densa maleza sin ni tan siquiera una antorcha. Con su cuidada barba y sus gafas de sol de Prada, Paul no parece el típico instructor de supervivencia. Pero la verdad es que años de entrenamiento lo han convertido en una navaja suiza humana. Yo creo que soy más un cuchillo de mantequilla humano. El hecho de que los pueblos aborígenes hayan sobrevivido aquí durante más de 60.000 años es de poco consuelo. No tengo ninguno de sus conocimientos ni habilidades a mi disposición.

“Pones el huso en el agujero, lo giras con el arco, humea, sale la brasa y enciendes un fuego. Si crees que suena simple, estás profundamente equivocado.”

De alguna manera logramos pasar la navegación nocturna sin maldecir ni morir. A la mañana siguiente, Paul nos reúne a todos en el Cuartel general de supervivencia, una lona con una mesa y algunas sillas debajo, y nos informa que nos espera para ese día.

El curso, dirigido por Paul y su compañía Go Wild, nos lleva todos los días al bosque y nos enseña las habilidades necesarias que necesitamos para sobrevivir a una situación salvaje de vida o de muerte. Nos encontramos en medio del impresionante Parque Nacional Snowy River de Victoria, a cinco horas en coche, a casi 400 kilómetros desde Melbourne.

Janna y yo vinimos a este curso porque pensabamos que sería interesante y divertido, y la verdad que son ambas cosas. En el curso con nosotros están Steve y John, dos entusiastas de los 4×4 a quienes les gusta aprender algunos consejos, y Hannah, Rachel y Onder, un trío inspirado para agudizar sus habilidades de supervivencia. Y luego están Paul y Kate, nuestros dos instructores de supervivencia.

Hasta ahora, hemos aprendido sobre la psicología de la supervivencia (consejo uno: no te asustes), cómo obtener agua, como construir refugios, cómo señalar a un avión con un espejo de bolsillo y cómo usar una brújula. Hoy, nos informa Paul, nos centraremos en la habilidad en la que estamos más entusiasmados: hacer fuego.

hacer fuego curso supervivencia

Paul comienza nuestra lección de pirotecnia en arbustos mostrándonos una serie de diferentes técnicas para encender fuego, desde usar un pedernal portátil hasta frotar una batería en lana de alambre y combinar una tableta de glucosa con manganato de potasio. ¡Ciencia!.

“Todos los demás ya han conseguido hacer fuego. Yo en cambio he conseguido hacer humo. Me doy por vencido. Janna también lo hace. Si esta fuera una situación de supervivencia real, estaríamos muertos. Otra vez.”

Paul nos da una demostración de su kit de perforación de bolina. Va más o menos así: pones el huso en el agujero, lo giras con el arco, soplas, sale la brasa y la usas para encender el fuego. Si crees que suena simple, estás profundamente equivocado.

Nos habla de todo antes de encargarnos de hacer nuestros propios ejercicios. Janna y yo juntamos nuestra madera, la cortamos con su forma y montamos nuestro taladro. Se ve bien. Nuestro huso esta bien hecho y nuestro arco tiene forma de arco. Bloqueo el eje en la base, presiono firmemente hacia abajo con el mango y comienzo a mover el arco hacia atrás y hacia adelante de una manera que dice: “Tengo muchas ganas de hacer fuego”. El huso se me escapa. No hay problema, lo vuelvo a poner y lo intento nuevamente.

Ya a pasado media hora. Varios de mis dedos están entumecidos.

Ahora Una hora. Tuve que hacer un nuevo agujero en la base porque rompí el primero. 

Pasa una hora y media. Me duele la espalda.

Me digo a mi mismo que “Puedo hacer esto”, sin saber si realmente puedo hacerlo. 

Pasan dos horas. Todos los demás han hecho fuego. Yo solo he hecho humo. Estoy feliz por ellos pero también los odio. Me doy por vencido. Janna también lo hace. Si esta fuera una situación de supervivencia real, estaríamos muertos. Otra vez.

Paul nos asegura que nuestra técnica es precisa. “Será tu kit”, dice. “La preparación es la clave para todo esto: si tu kit no es del todo correcto, nunca obtendrás una brasa. Si no puedes ponerlo en marcha, es mejor construir el ejercicio completamente desde el principio “.

“Si deseas evitar posibles situaciones de supervivencia, en primer lugar debes aprender cómo y cuándo tragarte tu orgullo”

El mismo consejo, la importancia de la preparación, se aplica a toda la supervivencia en general. Una de las principales razones por las que las personas terminan muertas en el desierto es porque entran en pánico y no logran elaborar un plan.

“Es tan simple como encontrar un lugar sombreado, tomar un trago de agua y hacer un balance de tu entorno y de lo que dispones”, dice Paul. “Entonces solo necesitas tramar un plan y seguirlo. Hacer una lista de las cosas que necesitas en orden de importancia, que ira variando según su situación. Puede ser la diferencia entre la vida o la muerte. Incluso un poco de conocimiento puede ayudarte a mejorar tus posibilidades drásticamente”.

Curso de supervivencia

Agrega que si deseas evitar posibles situaciones de supervivencia, debes aprender cómo y cuándo tragarte tu orgullo. Si crees que estás perdido o que puedes estar poco preparado para un viaje en particular, da la vuelta, y vuelve sobre tus pasos. Inténtalo nuevamente cuando tengas todo lo que necesitas o una mejor idea de hacia dónde te diriges. “Si no lo haces, si no puedes tragarte tu orgullo, es cuando puedes terminar en una situación realmente peligrosa”.

No sé si hay una moraleja en esta historia. Pero si la hay, sospecho que implica no perderse en el bosque con tu pareja en primer lugar y, si estás empeñado en perderte en el bosque con tu pareja, asegurate de tener algo de queso.